Noticia Cine Banner

 

Un Video de Historia

 

La mañana del sábado 17 de diciembre de 1961, el imponente Air Force One que traía

a bordo al presidente John F. Kennedy aterrizó por primera vez en el aeropuerto El

Dorado de Bogotá. El primer mandatario de los Estados Unidos venían en una misión

diplomática: conversar de la Alianza para el progreso con el presidente colombiano

Alberto Lleras Camargo e inaugurar, en un acto protocolario, la construcción del

barrio Ciudad de Techo –hoy Ciudad de Kennedy.

 

La visita duró más de doce horas. Comenzó en el aeropuerto, recorrió el occidente de

la capital, llegó al Palacio San Carlos, al Hospital Lorencita Villegas y pasó por

almuerzos, reuniones y cenas con políticos. Todo fue registrado por la cámara Bell &

Howell AIMO de Horacio Posada, fundador de la empresa Cinex que lleva contando la

historia del país en imágenes por más de 20 años.

 

Actualmente, la Fundación Cinex está ubicada entre la Calle 22 y la Carrera segunda

del barrio Fenicia. Graba, edita y transfiere películas antiguas a formatos digitales. La

sede es uno de los predios incluidos en el plan parcial de renovación, y Horacio, como

muchos de los residentes del sector, está a la expectativa de lo que puedan

representar estos cambios para él y para su empresa.

 

Horacio Posada llegó a la televisión con 22 años y por accidente. Vivía de hacer rejas y

trabajos mecánicos cuando se hizo amigo de los coreógrafos y vestuaristas del único

canal que existía para 1956. Fue uno de ellos quien le avisó que estaba vacante el

puesto de ayudante de cámara, llevando cables, luces y micrófonos, y se ofreció a

engancharlo. “Me metí más por curiosidad, porque trabajando en la calle me ganaba

20 mil semanales y en televisión solo 15 mil”, dice.

 

No tardó mucho en aprender. Al poco tiempo se había hecho ágil en el manejo de las

cámaras y se había convertido en camarógrafo. Para 1959, ya grababa noticieros y

comerciales bajo el nombre de Cinex, su propia empresa. Por su lente no solo pasó

Kennedy, también lo hicieron el Papa Pablo VI, las aspirantes a Señorita Colombia de

1970, el Padre García Herreros, el ex presidente Belisario Betancourt y las bailarinas

del Can Can.

 

Aunque le preocupa que la competencia cada vez es mayor, que las grandes

productoras se llevan todo el trabajo y que ahora cualquiera puede hacer películas

desde la cámara de su teléfono inteligente, Horacio sabe bien que el mayor valor de su

empresa es la experiencia. Cuenta con uno de los archivos de cine y fotografía más

completos del país, más de 5000 horas de grabación en las que está plasmada la

historia nacional desde 1925 y con las que él y su Fundación planean un museo de

imágenes en video.